Jóvenes argentinos comparten del amor de Jesús con personas sin hogar

En Argentina, un grupo de jóvenes ha dejado de lado las compras navideñas y quehaceres de la época, para servir a los demás. Ellos cada domingo visitan a las personas sin hogar y les ofrecen alimento físico y espiritual.

 

La Navidad es muy esperada tanto por niños como por adultos. Es una época en la que muchos se reúnen a compartir y disfrutan de un tiempo en familia. Los regalos, las decoraciones y la música crean ese ambiente único de la Navidad.

Pero mientras muchos sólo se ocupan de las compras, otros preparan con esmero un festejo con los que menos tienen. Tal es el caso de Acción Joven, un movimiento de la Fundación Catedral de la Fe, que cada año muestra el amor de Jesús a los desamparados. Yanina Radetzky dirige este esfuerzo.

“El equipo está compuesto por unos 80 o 85 voluntarios, en este momento. Son dos o tres horas que dedicamos los domingos por la tarde-noche para venir a estar acá con nuestros amigos. Cada domingo, además de dar la comida, antes de empezar a repartir, compartimos un mensaje de esperanza, la palabra de Dios que es el alimento que ellos más necesitan”, dice Radetzky.

“Hace un mes vine acá, arrastrándome y le pedí a ellos que por favor me trajeran la bandeja porque no me podía ni levantar de acá. Y vino Fede con otro chico y me dijo ¿Queres que te oremos? Y sí, le dije, porque venía a eso. Yo después les dije venía más a la oración que a la comida”, comenta Jorge, beneficiado.

Estos jóvenes deciden dedicar su tiempo y su dinero a personas sin familia y sin techo, quienes por su gran necesidad deben pasar la Navidad en la calle.

15747849_727967854044188_6713169062552172949_n

“Empezamos a festejar Navidad acá en la plaza desde hace varios años. Pero, el año pasado fue la primera vez que decidimos hacer una mesa navideña, que ellos puedan tener una cena y comer sentados, como lo hacemos todos cuando festejamos Navidad. Así que un desafío extra poder armar todos los tablones, con sillas con todo y poder armar la mesa navideña, armamos con centro de mesa, con todo, un menú especial de comida”, precisa Radetzky.

“Lo que hacemos es que ellos puedan sentirse que los servimos, que los agasajamos en esta Navidad y por sobre todas las cosas que puedan ver el amor de Jesús sirviéndoles la comida, acompañándolos, escuchándolos”, indica Gonzalo Juárez, voluntario.

Estos jóvenes se apasionan por manifestar el amor de Jesús y poder reflejarlo a través de esta obra.

579277_164974133676899_663485146_n

“Recibimos ayuda de mucha gente, muchas donaciones de pan dulce, turrones, se armaron esas bolsas navideñas para regalarles a ellos”, dice Radetzky.

“Nunca voy a olvidarme de la cara de las personas al sentirse tan complacidos, que la expresión de su rostro era una alegría inmensa para nosotros que fue maravilloso compartir realmente”, comenta Juárez.

“Para mí el mejor día es venir el domingo acá con ellos”, dice Jorge.

Para mí fue algo maravilloso porque yo antes cuando no conocía esto pasaba siempre solo y bueno estar así reunidos con todos ellos, la verdad me hizo sentir bien”, comenta un beneficiado.

“Como una familia, para mí es como una familia”, dice Ramón.

Sin duda, personas como Yanina y su grupo hacen de la Navidad algo más que un festejo.

 

Gentileza Mundo Cristiano

Comentarios

Comentarios