Cristiano es quemado vivo por musulmanes después de rechazar el Corán

Boko Haram incendió la iglesia y asesinó al padre de un pastor

Un líder de la iglesia nigeriana que huyó de la persecución y se refugió en otro país está compartiendo los terribles detalles sobre la muerte de su padre. El cristiano fue muerto por simplemente rehusarse a negar la Biblia y quedarse con el Corán.

Los terroristas islámicos del Boko Ham incendiaron el templo de la iglesia.El pastor David Olonade, según  él y su esposa, que vivían en una región de mayoría cristiana del suroeste de Nigeria, encabezaban el ministerio Asamblea de la Vida victoriosa, donde ofrecían también servicios vinculados a una escuela, un orfanato y de socorro a viudas. Cuando el ministerio creció y resolvieron expandirse hacia el norte de Nigeria, donde el Islam la religión mayoritaria, aun sabiendo que había riesgos. “Sentimos que Dios nos mostraba que debíamos ministrar a las personas en el Norte”, explicó Segun.
 El Boko Haram pasó a hacer varios ataques en la región desde 2011 y mató a miles de personas, buscando especialmente a los “infieles”.  El pastor explica que no estaba allí cuando su iglesia fue atacada, pero eso cambió su vida para siempre. Segun, la esposa y sus cuatro hijos salieron a participar en un congreso, donde él sería el orador principal.
Los jihadistas fueron a su casa, buscando por él. Su madre logró escapar, pero su padre fue capturado. Agredido, él dijo que su hijo no estaba. Los hombres acudieron a la iglesia, mataron a un pastor asistente y quemaron el templo.  Después, los soldados del Boko Haram colocaron delante de su padre una Biblia y un Corán y dijeron que él debía escoger uno. Cuando el cristiano dijo que se quedaba con la Biblia, arrojaron gasolina sobre él y lo quemaron vivo.

“Si hubieran destruido todo lo que yo poseía, no significaría nada para mí”, afirmó Segun. “Mi padre amaba a Jesús y él me enseñó a ser fuerte”.

Al final, además de perder al padre, el pastor vio todo lo que trabajó para construir por más de 18 años. Temiendo ser muerto también, decidió ir a Estados Unidos con la familia, donde intenta recomenzar la vida.  A pesar de la gran pérdida que la familia enfrentó, el pastor continúa orando por su país.

 “A veces pienso: ‘Dios, y si el Boko Haram hubiera venido un día antes? Creo que Dios decidió salvarnos con un propósito. Yo también pienso en eso … Yo oro por los cristianos en el norte de Nigeria, allí están siendo muertos todos los días“.

Gentileza: TB

Comentarios

Comentarios