Las maestras del jardín Tribilín fueron condenadas a penas de hasta 7 años y medio de prisión

Las cinco acusadas fueron además inhabilitadas para trabajar con niños durante 10 años

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 de San Isidro les impuso penas de hasta siete años y medio de prisión a las cinco docentes del jardín de infantes Tribilín que fueron detenidas por maltratos a los chicos que estaban bajo su cuidado. La sentencia determinó las siguientes condenas:

– Noemí Núñez: 7 años y medio de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Yanina Gogonza: 7 años de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Noelia Gallardo: 6 años y tres meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Mariana Buchniv: 5 años y seis meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

– Vanina Gisela Diap: 4 años y seis meses de prisión. 10 años de inhabilitación para ejercer tareas relacionadas con menores de edad.

Las cinco empleadas del jardín de infantes “Tribilín” de San Isidro ya habían sido condenadas el 18 de octubre y enviadas a prisión. La directora, dos maestras y dos auxiliares fueron encontradas culpables por diversos maltratos: se comprobaron gritos, insultos y golpes a 40 nenes de entre 3 y 5 años, en 2013. Se las consideró penalmente responsables de los delitos de “abandono de persona, amenazas y lesiones”.

El hecho se hizo público en 2013, cuando el padre de uno de los alumnos decidió ocultar una grabadora en la mochila de su hija ante las sospechas por comentarios y comportamientos de la nena. Las pruebas evidenciaron lo que presumía: los escandalosos audios registrados expusieron el maltrato que recibían los pequeños.
Sergio Arenas, abogado que representa a diez madres y diez padres de los chicos, reveló que en la actualidad varios nenes padecen secuelas, como falta de aprendizaje, o no pueden dormir bien. Una de las víctimas le dijo a su mamá cuando vio las imágenes del jardín en la televisión: “Ese era el jardín donde me ahogaban”.
“Los audios eran claros, mi hija hablaba perfectamente y me contó todo. Cuando hablé con otros papás, me di cuenta de que a todos nos pasaba lo mismo. Es terrible lo que pasó. Hoy me quedo en paz después de muchos años en los que tenía mucha culpa porque no me había dado cuenta de lo que pasaba”, aseguró una de las mamás denunciantes una vez que se conocieron los detalles de la sentencia.

Gentileza: I

Comentarios

Comentarios