Tras el papelón con Macron, Michetti se enojó por la insólita falla protocolar

La vicepresidente quedó en evidencia cuando el mandatario galo y su mujer descendieron del avión en Ezeiza y fueron saludados por un empleado del aeropuerto vestido con su chaleco amarillo reglamentario.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó al país el miércoles junto a su mujer, Brigitte Trogneaux, para participar de la cumbre del G20. Apenas pisaron suelo argentino fueron saludados por dos empleados del Aeropuerto Internacional de Ezeiza a falta de la comitiva oficial, que estaba rezagada.
La vicepresidente Gabriela Michetti se mostró contrariada por el gaffe (del francés, “metedura de pata”) que produjo la imagen del mandatario galo dándole la mano a un chaleco amarillo por primera vez en varias semanas, algo que no sucede en su país de origen, donde la prenda se convirtió en símbolo de resistencia a las medidas de ajuste que impulsa su Gobierno.
La comitiva que debería haber recibido a los Macron estaba encabezada por Michetti, pero la vicepresidente se encontraba en un auto a 20 metros del punto donde debía producirse el saludo protocolar a la espera de la señal de efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que debían avisarle cuándo bajarse del vehículo, informó el diario La Nación.

Michetti eventualmente saludó a Macron y su mujer cuando la pareja presidencial estaba por subirse a su auto. También llegaron justo a tiempo el secretario de Relaciones Exteriores de la Cancillería, Daniel Raimondi y el embajador francés en la Argentina, Pierre Henri Guignard, acompañado por su pareja, María del Carmen Boue-Guignard.

Comentarios

Comentarios