El ministro de Energía insistió en que el incremento promedio será del 203% en los hogares. Habrá tarifa social para los ingresos de 15.120 pesos

 

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, aseguró hoy que, con el nuevo cuadro tarifario del gas, “nadie va a pagar más del 500 por ciento” e insistió en que los usuarios residenciales tendrán una suba promedio del 203 por ciento.

En una conferencia de prensa, el funcionario desarrolló los principales cambios en el precio del servicio energético, luego de la audiencia pública realizada tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que suspendió el incremento inicial llevado adelante por el Gobierno y que fue impugnado por la Justicia.

Para los consumidores residenciales, Aranguren aseguró que en “ningún lugar del país el aumento va a ser más de 300 por ciento” para los usuarios que están en la franja R-R23, que son los de menor gasto. El resto de los segmentos domiciliarios se distribuyen de la siguiente manera: 350% para usuarios R31-R3; de 400% para usuarios R34. Esos topes quedaron reflejados en las resoluciones del Enargas publicadas este viernes en el Boletín Oficial.

Otra de las novedades corresponde a la tarifa social, que se extenderá a los jubilados, pensionados y trabajadores en relación de dependencia que cobren menos de 15.120 pesos, es decir, un ingreso menor a dos salarios mínimos vital y móvil.

También afirmó que en ese precio especial “estamos incluyendo a los usuarios que son electrodependientes o que conviven con una persona” de estas características. El tope para acceder al beneficio subirá de 250 KW que regía hasta ahora a 600 KW por mes.

De igual manera, serán incorporados los que sean titulares de pensiones vitalicias por ser veteranos de la guerra por las Islas Malvinas.

Los cambios en la tarifa social se van a instrumentar “a partir de dos resoluciones” el próximo martes o miércoles de la próxima semana, informó el ministro de Energía.

Respuesta a las pymes

En lo que refiere al sector de las empresas y fábricas pequeñas y medianas, el ministro afirmó que, “para los comerciales, el tope máximo es del 500 por ciento” en materia de aumentos.

Para el caso del segmento denominado P.1 y P.2, el incremento máximo de la tarifa se reducirá desde el 690% de abril pasado al 277 por ciento. Para los usuarios P.3, el incremento se recortará en valores similares desde el ajuste máximo anterior, que alcanza el 369 por ciento.

“Estamos haciendo un sendero gradual y previsible partiendo de un sendero más bajo”, afirmó Aranguren.

Clubes, sociedades de fomento y otros

Otro aspecto saliente será la equiparación de los máximos para las entidades de bien público -como los clubes de barrio, sociedades de fomento, entre otras- con los de los usuarios residenciales. Según informó el ministro, este tipo de usuarios dejarán de ser considerados como “consumidor comercial y pasará a ser residencial”, por lo que el impacto del ajuste tarifario será menor.

Gentileza Infobae

Comments

comments

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?